La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Propiedad Industrial

Marcas nacionales

Marcas Internacionales

Marcas Europeas

Modelos de utilidad

Diseños

Patentes

Patentes internacionales

Transferencia de tecnología

Inteligencia tecnológica

 

Propiedad intelectual

Derechos de autor

 

Otras actividades

Comercio exterior y traducciones

 

DATOS DE CONTACTO

Oficina:   +34 922 683347

Móvil:      +34 625602099

juan @kriete.biz e

info @sercominter.com

Image result for linkedin

 

Juan Kriete Eceiza

Consultor en propiedad industrial e intelectual

Lo que hago.

 

En el inicio de mi carrera profesional, he trabajado durante años en el sector del comercio exterior, como responsable de exportación y director de compras/importación, para empresas industriales como Egon Keller GmbH, Jackstädt GmbH, Sprecher Energie, SL, y Duplico, SA. Posteriormente unos años como consultor autónomo en comercio exterior. Al mudarme a vivir a Canarias, concretamente a Tenerife, comencé mi labor como asesor comercial de Propi, SL, una agencia de patentes y marcas. Llevo más de 14 años dedicado a la consultoría en propiedad industrial e intelectual, trabajando en la actualidad como consultor autónomo.

 



 Propiedad Industrial e Intelectual

La propiedad industrial es un conjunto de derechos que puede poseer una persona física o jurídica sobre una invención (patente, modelo de utilidad, topografía de productos semiconductores, certificados complementarios de protección de medicamentos y productos fitosanitarios), un diseño industrial, un signo distintivo (marca o nombre comercial), etc.

Otorga dos tipos de derechos: en primer lugar el derecho a utilizar la invención, diseño o signo distintivo, y en segundo lugar el derecho a prohibir que un tercero lo haga.

Diseños, patentes y marcas protegen tanto la actividad innovadora de la empresa como su actividad mercantil.  Si la propiedad industrial se relaciona con la industria,

 

La propiedad intelectual se reserva para la protección de las creaciones del espíritu en las que queda plasmada la personalidad del autor, tratándose de creaciones únicas y no producidas industrialmente o en serie.